Tener un caballo ¡Infórmate antes de dar el paso!

Cuidados del caballo Visitas: 2995

tener un caballo

Tabla de Contenidos

  1. Inversión económica
  2. Tiempo y dedicación
  3. Longevidad
  4. Espacio
  5. Compañía
  6. Alimentación
  7. Voluntad de aprender y mejorar

Compartir tu vida con este maravilloso animal es una experiencia muy enriquecedora y bonita. Pero es muy importante que lo pensemos muy bien antes de tomar la decisión de adoptar o adquirir un caballo. Es una responsabilidad bastante grande que requerirá de nuestro tiempo y dedicación, así como inversión económica.

Si queremos un caballo feliz, saludable y cercano, debemos apostar por unos propietarios y cuidadores responsables, conscientes e informados que aseguren el buen cuidado del caballo.

Tanto si te estás planteando tener un caballo como si ya lo tienes y quieres informarte para mejorar su calidad de vida, te invitamos a leer este artículo en el que tratamos brevemente diversos temas que debemos plantearnos o tener en cuenta cuando somos propietarios.

 

inversion economica caballo

Inversión económica

Mantener un caballo en condiciones óptimas y saludables requiere un gasto económico importante. Tendremos que hacernos cargo de su alimentación, manutención en un centro hípico, sus cuidados veterinarios, visitas del podólogo o herrador (depende si vuestro caballo está descalzo o herrado), seguros (es bastante importante por lo menos tener el de responsabilidad civil), materiales para su cuidado e higiene diario y todo lo que pudiera necesitar para asegurar su salud. También es recomendable invertir en un equipo de calidad, que se adapte a la fisionomía del caballo para evitar provocarle lesiones. Y por último, si se nos pone enfermo, que puede ser un gasto veterinario considerable dependiendo de la dolencia y tratamiento. Aunque le brindemos el máximo cuidado, tenga una dieta óptima con base de heno de calidad y se mueva diariamente, puede enfermar de todas formas. Obviamente, cuanto más pulcro y dedicado sea nuestro cuidado y manejo mejor, ya que nos podemos ahorrar muchísimos problemas, pero no siempre el 100%. Pueden ocurrir accidentes o ponerse de cólico por circunstancias que escapan a nuestro control. Nos puede suceder, sea domingo, a las tantas de la noche o año nuevo, el caso es estar preparado para poder asumir cualquier contratiempo y gasto que pueda surgir.

Por ello, es muy importante plantearse y estudiar muy bien todos los gastos que tiene el caballo de forma fija mensual y anualmente, como la alimentación, manutención en centro ecuestre, vacunas, desparasitación, visitas veterinarias, recorte o herraje, seguros, etc.

 

tiempo y dedicación al caballo

Tiempo y dedicación

Tener un caballo no es solo pagar sus gastos e ir a montarlo y ya está, necesita inversión de tu tiempo y dedicación, para así poder ir a verlo, disfrutar de su compañía y pasar tiempo con él. Debemos dedicar tiempo diariamente para sus cuidados y revisarlo para que todo esté en orden y el caballo se encuentre bien. A parte de invertir en su salud también es bueno pasar tiempo con él para conoceros y mejorar vuestro vínculo.

No debemos dedicar tiempo solo a montar, es importante dedicar tiempo para hacer actividades en las que disfrutéis ambos y el caballo tenga sus momentos de recreación. Si te gusta montar y disfrutas con ello está bien (siempre que seamos respetuosos con el caballo y prescindir de cosas que le puedan causar daño físico o psicológico) pero el caballo también disfruta de salir a pastar, pegar cuatro brincos, revolcarse en la arena, jugar en la pista o con sus amigos, etc. También hay otras actividades sin montar que son enriquecedoras para ambos como hacer ejercicios pie a tierra, enseñarle cosas nuevas o trucos con refuerzo positivo, horse agility, pasear del ramal, una buena sesión de cepillado y caricias, etc.

Es muy importante que dediquemos tiempo para conocerlo, para saber si está feliz, que le gusta y que no, si tiene alguna actitud fuera de lo normal, saber que le pasa y saber si se encuentra bien o le duele algo. Conocer a tu caballo solo se hace con el tiempo, paciencia y dedicación. Si no puedes permitirte dedicarle tiempo replantéate el tener un caballo propio. Si no tienes mucho tiempo hay otras opciones para poder disfrutar con caballos.

 

longevidad del caballo

Longevidad

Por experiencia creo que es uno de los puntos más delicados y que muchos no comprenderéis bien pero el tema de la longevidad del caballo es algo muy importante que tenemos que tener en cuenta.

Un caballo bien cuidado puede vivir una media de 30-35 años o incluso si tienes suerte ¡40! Depende de su cuidado, manejo, alimentación, como viva, si está en box o paddock, etc. Esta cifra se puede acortar o alargar, pero más o menos podemos contar con esa media aproximada.

Podríamos desglosar esa longevidad en dos partes. La primera es la vida “deportiva” o de “trabajo” de un caballo, por decirlo de alguna forma seria la vida donde el caballo goza de mejor salud músculo-esquelética pudiendo así hacer ejercicio y ser montado sin problemas. Conforme van pasando los años el caballo se va haciendo mayor y como todo con el paso del tiempo se deteriora y la salud, músculos y huesos ya no serán la que solían ser. Entonces aquí entramos en la segunda parte de su vida, la jubilación. Como es obvio suponer, llegará una edad donde tendremos que jubilar al caballo de ciertas actividades y adaptarlas a su estado o si fuera el caso por lesión o por su bienestar cesar cualquier actividad que repercuta en realizar ejercicio físico con o sin peso del jinete.

Ahora bien ¿Cuál es el problema? Un porcentaje bastante elevado de propietarios y centros hípicos llegado a su segunda etapa de vida, cuando toca jubilar, se desentienden y ya no se responsabilizan de él. Lo abandonan, sacrifican, acaban en el matadero...y podemos seguir con finales no muy agradables para el pobre caballo que ha pasado gran parte de su vida (o toda si se tiene desde potro) entregado al cien por cien con su propietario o labor.

El caballo no es un objeto que se adquiere por un capricho y cuando ya no cumple su función o ya no "sirve" para lo que hacía uno se deshace de él o lo tira. No es un juguete roto o una moto averiada, es un ser vivo que siente y vive como nosotros.

Nos parece algo muy importante a tener en cuenta, aunque parezca obvio para muchas personas, para otras no lo es o no se lo han planteado. Así que, desde aquí, os invitamos a ser propietarios responsables e implicados con vuestros caballos ahora y siempre.

Suscríbete a la newsletter

 

espacio para el caballo

Espacio

Cuando pensamos en la figura del caballo tal cual nos suele venir a la cabeza una bonita imagen de un caballo libre y majestuoso, galopando orgulloso y feliz por grandes extensiones de terreno. Es una imagen que tenemos normalmente del caballo, pero la verdad no es nada realista por lo que nos encontramos en el mundo del caballo normalmente, ya que es de lo más habitual tener a los caballos en boxes encerrados.

Los caballos son animales claustrofóbicos, no se sienten a gusto en espacios cerrados y pequeños, ya que si pasa algo se le priva de su instinto básico de defensa que es la huida. El tenerlos en un box no es natural para ellos y les causa estrés, ansiedad, estereotipias, exceso de energía, acelera las enfermedades locomotoras por falta de movimiento y en general conductas prejudiciales para su salud y manejo. 

Como propietarios tenemos que plantearnos como queremos tener a nuestro caballo y que necesita para estar cómodo y feliz. Lo que él realmente necesita por su biología y no lo que creamos nosotros que es cómodo desde nuestro pensamiento humano, ya que solemos humanizarlos. Así que partiendo de la base de que el caballo en su estado natural está libre y feliz debemos procurar eso en la medida de lo posible.

Lo ideal actualmente es apostar por un paddock bien adecuado donde pueda tomar el sol, revolcarse, tumbarse, estirarse o pegarse alguna que otra carrera. El caballo disfrutará de cierta libertad y se mantendrá más sano y activo. Si no hay más opción que el box, por el motivo que sea, deberás sacarlo y soltarlo todos los días el tiempo que se pueda en una pista o lo que se disponga, para que tenga su tiempo de esparcimiento y haga lo que le apetezca. Sacarlo a montar no cuenta como horas de recreo porque para ellos es trabajo.

 

compañía

Compañía

El caballo es un animal gregario y en su estado natural vive en grupo para asegurar su supervivencia como individuo y especie. Partiendo de esa base, es muy importante contar con la compañía de otro caballo por lo menos y así pueda relacionase y jugar. Tener compañía y poder interactuar libremente con otro (o varios, si tiene suerte) de su especie es muy importante para su salud psicológica y emocional.

Por ello, si vive en un paddock con más caballos mejor que mejor. Si vive en box se debe procurar buscar un amigo con el que se lleve bien y puedan juntarse en sus ratos libres.

Es muy importante tener en cuenta el carácter de los caballos para juntarlos. Siempre hay que hacer presentaciones previamente y ver si congenian o no desde un entorno seguro y controlado contando con la supervisión de una persona con experiencia. Si todo va bien poder probar sueltos, pero nunca podemos soltar dos caballos sin conocerse y ver sus reacciones. Las interacciones con caballos suelen ir bien ya que es lo natural para ellos pero al humanizarlos muchos caballos nunca han estado con otros de su especie, tienen comportamientos no naturales adquiridos por el manejo y trato, y hace que no sepan cómo comportarse pudiendo causar problemas. Así que siempre con calma y tomando las medidas de seguridad pertinentes.

 

alimentación del caballo

Alimentación

El caballo es un herbívoro estepario con un metabolismo desarrollado para comer pequeñas cantidades de comida durante muchas horas al día. Prácticamente pueden invertir el 70% de su tiempo en comer y el otro 30% en moverse, jugar, descansar, buscar agua, etc. Su estómago es bastante pequeño en comparación a su tamaño. Tienen una capacidad de entre 8 y 18 litros (dependiendo del tamaño del caballo claramente, no es lo mismo un Shetland que un Hannoveriano) lo que ocuparía un 10% de la capacidad del tracto digestivo. Por ello hay que procurar darle de comer varias veces al día repartiendo su ración en pequeñas dosis, o bien poner una red de forraje conocida como slow feeder para que vayan sacando poco a poco el forraje y así pasen todo el día comiendo. El caballo lo asimilara mejor y tendrá mejor salud. Dentro de las alternativas del manejo del caballo el slow feeder es una buenísima opción para la salud del caballo y la comodidad del propietario.

Entre las opciones de alimentación lo mejor es apostar por un heno de pradera o prado de calidad como base y luego dependiendo de la actividad que realice complementar con otros forrajes o concentrados (piensos, grano o suplementos correctivos). Esto lo podrás consultar con tu veterinario para que te asesore la mejor dieta para tu caballo.

Debes tener en cuenta que para una correcta alimentación de tu caballo deberá comer alrededor del 2% de su peso corporal. Si tu caballo pesa 500k debe comer 10k de comida al día repartido en mayor porcentaje de forraje y menos de concentrado. La cantidad de esto último dependerá mucho de la actividad física que desarrolle, edad, gestación, época del año, etc.

En nuestro anterior post te explicamos cuál es la ración que debe comer el caballo deportivo.

Practica Slow Feeding

 

aprender y mejorar

Voluntad de aprender y mejorar

Como propietarios tenemos la responsabilidad de informarnos sobre todo lo necesario para asegurar el bienestar de nuestro caballo tanto física, psicológica y emocionalmente. Para ello, será necesario no solamente informarte antes de tener el caballo si no también durante el proceso.

Nunca se deja de aprender en este mundo y lo importante es tener el espíritu de querer seguir aprendiendo, mejorar, cambiar, adaptarse y evolucionar.

Poco a poco van saliendo nuevas iniciativas, ideas y estudios que van mejorando, aclarando o cambiando métodos de manejo, técnicas, alimentación, doma, etc., pensados para mejorar el bienestar del caballo tanto a nivel particular como profesional. Como propietarios debemos buscar y mejorar la calidad de vida de nuestros caballos. Somos los responsables de hacerles felices y darles la mejor calidad posible, tenemos que tener eso siempre presente.

Como recomendación personal, te invitamos a que hagas cursos con profesionales de diferentes campos del mundo del caballo, lee mucho, acepta opiniones y ten criterio para analizarlas, sé humilde, cuenta con profesionales de calidad para el cuidado de tu caballo, plantéate, todos los caballos nunca hacen las cosas porque sí, siempre hay un motivo detrás, sé respetuoso y paciente, busca siempre la colaboración de tu caballo, nunca la sumisión, haz de tu compañero un amigo, no un esclavo y, sobre todo, disfruta de la experiencia, ya que es algo maravilloso poder compartir tu vida con estos magníficos animales.

Hemos intentado daros un poco de información sobre muchos temas que se podrían tratar más extensamente pero para un comienzo creemos que está bastante bien. De todas formas, si tienes cualquier duda o quieres más información sobre algún punto en concreto, no dudes en contactarnos, haremos lo posible por ayudarte a empezar con buen pie, o si ya tienes la suerte de compartir tu vida con un caballo, poder mejorar su calidad de vida.

ASOCIACIÓN VICAF

Vida en el Campo, Caballo Feliz

Colaborador de Portoverde

Teléfono: 622522604

E-mail: asovicaf@hotmail.com

Comentarios

Deja tu comentario

Ir al Inicio