12 curiosidades sobre los caballos que te sorprenderán

Los equinos no pueden vomitar ni eructar, duermen de pie y uno de ellos casi se convierte en senador de Roma

 

Además de su preciado porte, que le lleva a ser una de las mascotas más queridas por los seres humanos, el caballo es un animal que ha tenido una gran importancia a lo largo de la historia. Ha sido de mucha utilidad, ya que ha ayudado en labores agrícolas desde tiempos inmemoriales, se ha utilizado como medio de transporte para recorrer distancias lejanas y también ha sido empleado para hacer la guerra.

 

El caballo es un animal fascinante lo mires por donde los mires. Creemos que podemos conocer bastantes cosas en torno a su figura, pero existen muchos aspectos que ignoramos sobre él y si ahondamos un poco, seguro que nos sorprenden. Vamos a hacer un repaso alrededor del mundo del caballo y sus curiosidades, que son unas cuántas:

1) ¿Sabes por qué en las estatuas ecuestres el equino puede aparecer con las cuatro patas apoyadas en el suelo, con tres o solo con dos? ¿A que te lo has preguntado alguna vez? Pues tiene una explicación. Si el caballo está representado con las dos patas erguidas significa que la persona que lo montaba murió en combate; si alza una extremidad solo es que murió por heridas, y si tiene las cuatro patas sobre tierra es que su jinete murió de forma natural.

2) Un caballo, de nombre Fusaichi Pegasus, alcanzó un precio de 70 millones de dólares con su venta. El motivo: había ganado el Derby de Kentucky. Fue un equino que ganó muchas carreras deportivas, y se convirtió de esa forma en el ejemplar de su especie más caro del mundo.

3) Uno de los caballos más admirados de la historia fue Incitatus, propiedad del emperador romano Calígula. Su dueño casi le nombra senador de Roma, y se deshacía en elogios y cuidados: comía en un abrevadero de oro, portaba túnicas, y hasta le buscaron una esposa humana.

4) El primer deporte en ser considerado olímpico, allá por el año 680 antes de Cristo, tuvo como protagonista a un caballo. En concreto a una carrera de carruajes.

5) Aunque la primera constatación que se tiene de un caballo, o más bien de su antecesor, el Hyracotherium, data de hace 50 millones de años. Este animal tenía el tamaño de un zorro, unos 60 centímetros de largo por unos 20 de altura hasta el hombro.

practica slow feeding

6) El caballo más antiguo que se ha registrado vivió hasta los 62 años de edad. Murió en 1822. Y los ponis pueden vivir más que el resto de los equinos.

7) En Canadá, beber antes o mientras se conduce un caballo está penado por la ley. Un caballo y un carruaje se clasifican en la misma categoría que un carro, mientras que montar a caballo es lo mismo que andar en bicicleta.

8) Los caballos ya demuestran su precocidad desde edades bien tempranas. Y es que son capaces de correr a las pocas horas de haber nacido. Se debe a la complexión de sus patas, que ya tienen el 90% del tamaño total que alcanzarán de adultos. Por eso son tan valorados como animal de competición. Su velocidad media de galope es de 44 km/h, aunque el más rápido de la historia llegó a alcanzar los 88 km/h. Menuda barbaridad.

9) Si atendemos a sus costumbres, pocos pueden imaginar que los caballos suelen dormir de pie, pese a que son capaces de acostarse o acomodarse en el suelo. Te preguntarás por qué. Es por un mero instinto de supervivencia, ya que estos animales son seres que tradicionalmente han sido presa fácil para otros animales depredadores.

10) A nivel físico, algo llamativo en su complexión es que los dientes del equino nunca paran de crecer, y gracias a ello se puede determinar su edad. Pueden comer lo que les plazca, porque un caballo no puede vomitar ni eructar. ¿Curioso, verdad? Su esófago está rodeado de un potente músculo fuerte en la zona donde conecta con el estómago. Eso sí, tragan una media de 25 litros diarios de agua para beber. Más cantidad si vive en zonas cálidas.

11) Una de las zonas más destacadas de su fisonomía son sus orejas. Los caballos tienen 16 músculos en cada una de ellas, lo que les permite girarlas 180 grados. Este apéndice también resulta determinante para comprobar si el equino tiene frío o no. Si tocas detrás de sus orejas y compruebas si la zona está caliente, así se sentirá el caballo. Y viceversa.

12) No menos importante es su psicología. No les gusta estar solos, estiman mucho la compañía de los seres humanos y lloran la pérdida de un compañero.

 

Sin su presencia a lo largo de la historia, el mundo sería muy diferente al que actualmente conocemos. Por eso, un cuidador no debe reparar en atender a su caballo tal y como se merece. Sobre todo en la alimentación. Para que tu equino pueda comer en las mejores condiciones, Portoverde pone a tu alcance redes, sacos, paños para comederos y cubrebalas para alimentar con forraje a tu caballo mejorando su salud y bienestar. Por una alimentación de calidad, confía en Portoverde, la red de tu caballo.

 

suscríbete a nuestra newsletter

Comentarios

Deja tu comentario

Ir al Inicio