Las ventajas del slow feeding para caballos

Nuestros productos Visitas: 983

El equino debe comer de manera pausada, masticando el forraje, para evitar úlceras y cólicos

 

La alimentación pausada, lenta, conocida como slow feeding para caballos, resulta ser la más beneficiosa para este tipo de animales. ¿El motivo? Que el equino tenga en todo momento acceso al heno como si estuviera pastando en plena naturaleza le previene de problemas digestivos, cólicos, úlceras, alergias y aburrimiento. Ahí es donde entra en juego Portoverde, la red para tu caballo. Las redes que puedes encontrar en su tienda online compactan el heno que el caballo come y evitan que se desperdicie. El equino tiene acceso en todo momento, de manera práctica y cómoda a su comida.

 

¿En qué consiste este concepto revolucionario? Los caballos no tienen noción del tiempo. Deben comer de manera continua, no solo dos veces al día. Y de manera pausada, sin prisas. El caballo tiene que invertir más tiempo masticando su ración de forraje. Ya que si acaba demasiado pronto, la próxima vez que tenga que alimentarse lo harán con ansiedad, como si no hubiera un mañana.

 

"Unas redes con agujeros pequeños dosifican el alimento que permiten comer durante más tiempo"

Practica Slow Feeding

Una de las soluciones pasa por introducir redes con agujeros más pequeños que permiten al equino comer durante más tiempo pero sin ingerir mayor cantidad. De esta manera se logra evitar el desperdicio del forraje. Hay que dosificar la comida en redes o recipientes con poca superficie de ataque con la boca, de manera que el equino coma con los labios y dientes, tirando de las ramitas, para así hacer la comida más prolongada.

 

Con el slow feeding también se consigue que el caballo lleve a su boca una menor cantidad de alimento. Su estómago es pequeño. Necesita estar lleno continuamente pero no demasiado, porque esto pone en peligro la digestión. El animal tiene que comer durante muchas horas, pero poca cantidad. Una dieta basada en el slow feeding nos permite proporcionar un equilibrio de vida sana a nuestro caballo. Y es que un caballo no puede estar sin comer más de cuatro horas. Si se le priva de alimento, el animal se pone nervioso y le comienza a entrar ansiedad. Una media de cuatro comidas diarias es lo que recomiendan los expertos para la salud del equino. Así, su estómago trabaja casi como lo haría en estado salvaje.

 

“Comiendo pequeñas cantidades de heno, el equino reducirá su estrés

Los beneficios en torno a la salud del caballo son, asimismo, notables si siguen el método de slow feeding en su alimentación diaria. Comiendo pequeñas cantidades de heno, el equino reducirá su estrés, así como los riesgos de padecer úlceras, cólicos u obesidad. Viene bien para su salud, ya que mengua los problemas de tos al eliminar la ingestión de gases tóxicos y de polvo. La calidad de vida del animal crece con mayúsculas si sigue este proceso de nutrición. Se recomienda usar la técnica del slow feeding en todas las ingestas del día.

 

Para el caballo resulta más positivo que tenga suficiente pasto de mala calidad pero libre de hongos, moho o humedad, que pastos de buena calidad sean o no controlados. El estómago del caballo estará más sano si le proporcionamos pastos o hierba de diferentes modalidades, pero eso sí, de la manera que solo el slow feeding contempla: a menudo y en pequeñas cantidades.

 

Con la intención de prevenir molestias y enfermedades a tu mascota, es importante que el primer alimento del día sea forraje y una vez que se lo haya terminado darle concentrado. Un caballo que no come genera ácidos que provocan úlceras en su sistema digestivo, lo que merma su rendimiento.

Con las redes Portoverde el caballo accede, desde distintos ángulos, siempre a su comida, que está disponible. Ayudan a mantener sano y feliz a tu equino. El aburrimiento no tendrá lugar si el cuidador sigue el método slow feeding para caballos. Se ahorrará tiempo y dinero.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Ir al Inicio