La nutrición del caballo en invierno

En: Nutrición Visitas: 593

LA NUTRICIÓN DEL CABALLO EN INVIERNO

 

Durante el invierno, debido a la bajada de las temperaturas, algunos caballos necesitarán aumentar la ingesta calórica, ya que mayor parte de la energía aportada con la alimentación se empleará para mantener la temperatura corporal. En caso de no aumentarla, el caballo podría perder peso. 

Algunos caballos no necesitarán ningún aumento calórico en la dieta y otros necesitarán hasta un 25% más de energía. Los caballos que pueden necesitar este aporte para mantener su condición corporal son:

- Caballos de edad avanzada. 

- Caballos con enfermedades subyacentes

- Caballos que mantienen su nivel de ejercicio o lo aumentan durante el invierno.

- Caballos que se han esquilado y no llevan manta. 

Además, en invierno, la calidad de los forrajes suele disminuir, por lo que su aporte nutricional será menor. En consecuencia, un punto clave es el análisis laboratorial de los forrajes y pastos para conocer su valor nutricional. 

Es importante conocer cómo se comporta el caballo con el cambio de temperaturas y valorar su condición corporal y el peso con la ayuda de un profesional en nutrición equina para saber si es necesario realizar algún ajuste en su dieta. 

Si sabemos que nuestro caballo va a perder peso en invierno, podemos prevenir la situación aumentando su condición corporal en 0'5-1 grado antes de la llegada del frío y/o ajustar la dieta una vez llegado el invierno.

En caso de que haya perdido peso por el frío, algunas de las soluciones que podemos llevar a cabo son: 

1° - Usar forrajes con mayor nivel energético y aumentar la cantidad diaria (idealmente dejarlo a libre disposición). 

2° - Añadir a su dieta actual aceite vegetal (es importante asegurar una correcta cantidad de vitamina E para prevenir los efectos negativos de la oxidación de las grasas). 

3° - Si lo anterior no ha sido suficiente, se puede seleccionar un pienso más energético. 

Otro aspecto importante durante el invierno es el aporte de agua. En algunas localizaciones, las temperaturas tan bajas pueden congelar el agua de los bebederos y no permitir que el caballo beba. En consecuencia, el caballo se deshidratará y es más probable que sufra un cólico por impactación. 

En conclusión, los principales problemas nutricionales durante el invierno son asegurar el suficiente aporte de energía para mantener una condición corporal óptima y el suministro de agua. Cada situación es diferente y cada caballo es único, por lo que cualquier cambio se debería llevar a cabo bajo la recomendación de profesionales en nutrición equina. 

Autores: Equisouls Nutrición Equina @equisouls

aprovecha nuestro descuento de bienvenida

Recibe en tu correo los mejores consejos y descuentos

  • 5% de regalo en tu próxima compra en la web
  • Promociones de envíos gratis y packs con descuentos
  • Ofertas, sorteos, consejos, eventos, hábitos saludables, caballos Portoverde y mucho más.


Responsable: PALM BAY TRADING S.L. Finalidad: hacerte participe de nuestro sorteo y enviarte nuestra newsletter, campañas, ofertas y descuentos. Legitimación: tu consentimiento es obligatorio. Destinatarios: tus datos serán guardados por Mailchimp, proveedor de email marketing acogido al acuerdo de seguridad EU-US Privacy y Swiss-US Privacy. Derechos: por supuesto tendrás derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Ir al Inicio